Archivo mensual: octubre 2011

¡¡Vivamos como galegos!!

Esta entrada é nada máis que para amosaros o novo anuncio de GADIS, a maioría xa o coñecedes, imaxino, pero para os que non, atopeino no facebook e o primeiro que pensei foi que tiña que poñelo aquí, compartilo con todos vos.

Tendo en conta que estou a 3000 Km da casa penso que este vídeo é perfecto para explicar a miña situación, estouno pasando ben pero… a morriña é a morriña…

¡¡Vivamos como galegos!!

Anuncios

¡¡Bingo!!

¡Hola a todos! ¿Os acordasteis de cambiar la hora? Si no ya sé de alguno que tuvo que esperar una horita en algún sitio…

Mi móvil ya había decidido cambiarla el solito así que cuando me desperté comprobé, horrorizada, que no eran más que las 9:15, pero como en Noruega me parece que las persianas no están muy bien consideradas pues… me entraba luz por los lados del estor así que no me quedó otra que levantarme.

Antes de contaros las novedades de hoy quiero comentaros algo de lo que me olvidé ayer… Resulta que, como llovía, volvimos a casa en taxi. Pues bien, llegó el taxi y nos subimos a un bus, sí, sí, habéis leído bien, era un minibús de 15 plazas, la verdad es que sería muy útil si fuéramos los de la casa de al lado que tenían una fiesta de Halloween pero bueno, teniendo en cuenta que nos iba a cobrar lo mismo pues al menos fue curioso ir las tres en un taxi tan grande. Y… hablando de cobrar lo mismo, resulta que primero se quedaron Ana y Bárbara en su casa, pagaron esa parte y yo me fui hasta la mía, pues hoy les tuve que dar mi parte porque el taxista decidió no cobrarme  por el trayecto a casa, a ver, que era poco, pero era un trayecto a cobrar. Y no, no es que lo interpretase mal y ahora sea una morosa de taxis en Noruega. La verdad es que a todo el mundo le llamó mucho la atención…

Ahora que ya os he contado esta parte puedo comentaros lo curioso del día de hoy. Pues sí, hace honor al título, ¡me fui al bingo! es algo diferente a lo que estoy acostumbrada a jugar, eso sí, yo jugué al típico bingo que te traen los Reyes Magos, ese al que tú mismo le das vueltas y aprietas la palanquita porque no está tan bien diseñado como para que caiga una bola cada vez que tiene que caer.

Voy a empezar por enseñaros los “cartones”:

Estos son, por cada 10 kr que pagas (sí algo barato en Noruega) te dan ese papelito (en la foto hay dos eh) que tiene 3 cuadros de 5×5, de forma que tienes todos los números, sí, cada vez que sale un número tu vas a marcar una casilla, excepto entre los números 31 y 46 que pueden faltar hasta 3 porque en el medio de la cuadrícula hay un cuadro sin número que ya cuenta como acertado.

Lo de cantar la primera línea y luego bingo aquí no es, se canta siempre bingo pero es para cada línea, el primero que tiene 1 línea se lleva un premio, el primero que tiene 2 otro y así hasta la quinta línea que ya es el bingo de toda la vida, es decir, con todos los números marcados.

Esto es lo normal, lo que se hace con el papelito blanco, el de la derecha, pero luego hay variantes como la del de la izquierda en el que te llevas 50 kr por la línea en rojo, 100 kr por la línea en amarillo y 150 kr por la de verde. En otras la papeleta es solo un cuadrado y la “línea” es tener todos los de dentro o todos los de fuera, en otro cuando cantas bingo te dan a escoger para abrir unos cofres… En fin, cosas varias…

La verdad es que ir al bingo tiene su parte positiva, además de pasar un buen rato, resulta que es el único sitio cerrado de Noruega que conozco en el que te dejan fumar. Sí, vale, para mí no es un gran punto positivo pero tenéis que reconocer que si te rodeas de gente fumadora al final eso acaba siendo algo a su favor.

Uy, uy, uy, ahora que me doy cuenta, creo que esto ya es muy largo, lo dejamos hasta mañana ¿vale? 🙂


De vinos va la cosa

Ayer ya os comentaba que para comprar bebidas alcohólicas en Noruega, que no sean cerveza, tienes que ir a unas tiendas que se llaman vinmonopolet, pues bien hoy fui al de Sandefjord.

Por la mañana quedé con Ana y Bárbara (las chicas españolas que viven en Sandefjord) para tomar un café y… acabamos visitando la tienda en cuestión. No compramos nada pero me dio tiempo a observar algunos de los precios. Os diré, por ejemplo, que un vino de brik, que era de 0,75l no de 1l, costaba 10€ y también, a modo de ejemplo, diré que cuando veía un vino que costaba unos… 15€ decía “ah, pero este es barato…” y sí, era de los baratos… Al menos ya sé de uno que cuesta uno 13€ y está rico.

Otra cosa interesante es que una botella de Bacardi normalita… pues andaba con los… 35-40€. Interesante ¿no? Lo mejor de todo es que con estos precios y Noruega tiene fama de ser un país en que la gente consume mucho alcohol…

Después de esta visita impresionante, la verdad tenía hasta partes bonitas a las que daban ganas de sacarle una foto (donde estaban los vinos de, por ejemplo, 300€), tocó ir a casa y hacer un poco de tiempo hasta que llegase la hora de ir a casa de Reme, donde probé ese vino italiano de 13€ (sí, sí, ese que era barato), otro más del que no recuerdo el nombre, un o´porto y la bebida típica de Noruega de la que tampoco recuerdo el nombre, lo que si viene a mi memoria es la cara de “puaj” que se me quedó, de esto que no puedes evitar poner esa cara y estás así como.. 15 segundos hasta que recuperas el control de tus propias facciones.

Aunque la cosa no sólo fue de vino, también probé un pincho de foie con cebolla caramelizada y huevo de codorniz, muy rico, y otra cosa que, de primera impresión no parece muy apetecible pero, de verdad, estaba rico, era queso manchego con un hilo de miel y por encima, espolvoreado, un poco de café recién molido.

Y, por hoy, esto es todo. ¡Hasta mañana! 🙂


De mi casa y de otras casas

La verdad es que el día de hoy no tuvo muchas cosas interesantes, o sí, según se mire, desde luego dio para más que algunos otros.

Por la mañana fui al cole que, aunque no había clase, los profesores teníamos reuniones para hablar de algunas cosas, con “lunch” a cargo del colegio incluído, y una charla sobre dislexia.

Cuando volvía para casa paré al lado del centro comercial y decidí comprarme un gorro de bruja por si se me ocurre disfrazarme por Halloween, porque sí, es este finde, aunque seguro que ya lo sabéis por fiestas de universidad, calabazas en los supermercados y demás. El caso es que me invitaron a una fiesta de Halloween a la que no sé si voy a ir, pero bueno, al menos tengo pensado como iría y si no… bueno, el gorro fueron 30 kr nada más… Y si no siempre puedo decidirme a disfrazarme el lunes e ir a hacer “truco o trato” con los niños 😉

Ya en casa, lo más interesante fue comer los típicos tacos noruegos. Sé que suena raro pero es así, parece ser que mucha gente toma eso para cenar los viernes en Noruega, de hecho en el programa Alt for Norge (creo que ya os hablé de él) lo dijeron como una de las cosas que había que saber de Noruega, así como que para comprar bebidas alcohólicas (no cerveza) tienes que ir a unas tiendas que se llaman Vinnmonopolet.

Como quiero aprender comidas noruegas me dispuse a ayudar con la cena y empecé, tal y como me dijeron, cortando en taquitos pimiento, cebolla, algo como judías/baya de guisante, pepino, tomate… mientras Sandrine echaba la carne en la sartén. Pues bien, ya está, no se cocina, lo comes así, crudo, sin más, bueno miento, a la carne se le echa una salsita de tomate… En fin… que de todas esas cosas que nombré comí… carne y tomate, y ya que estaba eché maiz y guacamole (bueno, aguacate machacado), que son cosas que no me entusiasman pero al menos las puedo comer…

Aiss mi dieta mediterránea, con las cosas cocinadas en aceite de oliva… aquí eso no se lleva… pero hoy ya me compré una margarina con aceite de oliva que, casualmente, no era de las más caras, más bien todo lo contrario, bueno… ya os contaré mañana como sabe… aunque claro, con la mermelada de mis papás, que ya me han confirmado la participación de mi padre, ¡¡seguro que está buena!!

Hasta ahora sólo os hablé de cosas nuevas, así que para tocar la parte del título que hace referencia a mi casa y ya para despedirme os voy a poner una foto de fotos:

P.D. Al fin he conseguido un poco de Blu Tack, eso sí, después de quitarle los objetos extraños no identificados que traía como compañía.

¡Hasta mañana!


¡¡Gratulerer Leti!!

Pois, coma non podía ser doutro xeito, a entrada de hoxe adícolla a Leticia.

Fai pouco máis dun ano nin nos coñecíamos, sabiamos da existencia da outra a través de certo amigo en común e tamén algunha que outra rede social. O caso é que nos presentamos a un curso de inglés no que non coñecíamos a ninguén, foi isto de que estás agardando a que comecen as clases e miras á xente e pensas, ou penso eu, “eu coñézoa, ¿do cole?, ¿da carreira?, ¿de que a coñezo?”.

Aos… 15 minutos o misterio resolveuse, o profesor mandounos presentar ao resto da clase, dixemos os nosos nomes e en canto rematou a actividade mirámonos e dixemos case ao mesmo tempo “ti es amiga de Pablo ¿verdade?”. Pois si, somos amigas de Pablo e, pois si, coñeciámonos por foto…

Despois diso pasou o típico cando estás  nun sitio onde non coñeces á xente e tes algo en común, e máis se é un alguén, pois empezas a achegarte a esa persoa, a falar e… cousas da vida, resulta que nos levamos ben.

Un par de meses despois empezamos un máster, si, ese máster tan marabilloso, tan útil, tan instrutivo… Ao pouco tempo a xente preguntábanos se nos coñecíamos de toda a vida ao que contestábamos entre risas que ¡si, dende fai 3 meses!

Agora é o seu cumpreanos, fáisenos maior, e quixen adicarlle esta entrada, non é tan emotiva coma a que me dedicou ela a min cando vin a Noruega pero… ¡¡¡Moitísimas felicidades!!!

 



Jeg snakker ikke Norsk

Hola a todos.

Que sepáis que tuve que poner la frase en google translate pero sólo para ver si estaba bien escrita porque esta lección sí que me la tengo aprendida, como decir que no hablo noruego… Problema, no parece ser de mucha ayuda en según que círculos… Os contaré a que viene esto.

Resulta que, como ya sabéis, hoy iba a un curso de cómo utilizar los ordenadores en la clase de español. Pues bien, no era así exactamente, era sobre cómo usar el ordenador en las clases de idiomas, es decir, no era de español y por tanto no era en español. Dicho esto, y comentada anteriormente la explicación del título, ya os podéis imaginar el panorama. Pues sí, fui a un curso en noruego.

Antes de nada tengo que decir que me enteré de todo y, en ocasiones mejor que las que entendían noruego ¿cómo puede ser? el curso se basaba en aprender a usar un programa de ordenador y, aunque no entiendas el idioma, si te lo van enseñando paso a paso y le sumas a algunos gestos pues… al final hace que te enteres de prácticamente todo. El problema fue lo que suele ser la mejor parte de estas cosas, ahora veréis.

Resulta que el curso lo da una empresa que lo que quiere es que les compres el programita así que te invita a comer a condición de que les escuches lo que tienen que ofrecerte. Hasta aquí todo bien ¿no? pues no, porque durante tooooda la comida (que al menos no fue muy larga) no se habló otra cosa que no fuera noruego y claro lo único que entendía era que decían mil veces “google” claro que probablemente no fuera eso y mi mente lo acercó a la única palabra a la que se parece del repertorio que tengo en mi cabeza.

Esto no es todo lo malo no, no sólo fui a un curso en noruego sino que había que llevar cada uno su propio ordenador y yo… bueno… yo no lo llevé, así que tuve que arrimarme a la otra profesora de español (que menos mal que había otra) y ella (muchas gracias Nicole) me dejaba usar su ordenador y me traducía algunas cosas.

No penséis que fue del todo malo, conocí una ciudad nueva a coste 0 (sí, es un cero aunque parezca una o) porque el transporte me lo pagaba el colegio.

Estas son algunas fotos de la ciudad, pueblo o lo que sea, no es tan encantador como Bergen pero no está mal…

 

 

 

 

Bueno, en realidad no fue a coste 0 de verdad pero eso ya fue mi culpa porque quedé con Araceli, la chica mallorquina que está en Sandvika con la comenius (no sé si hasta ahora os había hablado de ella, si no: Araceli-Gente; Gente-Araceli, muac, muac o apretón de manos si eres noruego). Pues esto se traduce en café para esperar a que viniera (32 kr = 4,2€) y luego CocaCola y unos nachos para picar cuando llegó (66 kr = 8,6€). No pasa nada, compensa tener un poco de vida social con alguien conocido, y ya si puedes no tener que pensar en inglés mejor que mejor.

Ya para terminar os voy a presentar un par de curiosidades:

 Esto es en la estación de tren de Drammen, a la vuelta, y eso que veis que tiene como un arco y es alargado es para esperar el tren cuando hace frío, o al menos es la utilidad que le encontré yo (es lo que tiene que sean normales las temperaturas con un signo – delante).

 

Esta es la otra, ya de vuelta en Sandefjord:

 

No sé si lo apreciáis (va dedicado sobre todo a Merope) es que era de noche, volvía de la parada del tren a casa y, a pesar de estar lloviendo, tuve que parar, quitar la cámara e intentar que saliera la foto. ¿Sabéis lo que es? ¡¡Es Oogie Boogie!! ¡Vive al lado de mi casa y se disfraza de abeto durante el día!


Colacao, Suchard y mermelada casera

Algunos ya os habéis dado cuenta con el título, lo sé, pero para los demás… ¡¡¡hoy recibí una caja procedente de mi casa!!!

23 kg de cosas interesantes: ropa, calzado, bolsos, productos varios y… ¡¡cosas de comer!! Lo que más ilusión me hizo: el Colacao, no hay, en Noruega no hay, no sé como lo hacen… aquí no hay opción, tienes que ser un niño Nesquik… que pena… En cuanto coloqué un poco las cosas de la caja bajé a enseñarle a Chloé lo que era el Colacao… ella no apreciaba mucho la diferencia con el Nesquik (que para ella hace grumitos porque echa más Nesquik que leche jeje), casi mejor para mí que así me toca a más jeje.

Otra de las cosas era turrón de chocolate, turrón de Suchard porque sí, se acerca la Navidad, y más aquí que ya es invierno desde hace semanas… el Corte Inglés hubiera puesto la decoración en agosto…

Hablando de El Corte Inglés, tengo que decir que es una de las principales atracciones turísticas de Barcelona, o al menos eso es lo que piensan mis alumnos a los que hoy pregunté que querían ver en el viaje a Barcelona… Me toca organizarlo, aunque ya me quitaron lo que mejor se me da, vuelos y hoteles, jeje.

¡Ahh! También os contaré que en la caja venía un bote de mermelada de melocotón hecha por mi madre (desconozco si mi padre participó o no, pero es posible), solo diré que ¡¡nunca me gustó tanto una mermelada de melocotón!!

Y ya por último pediros perdón por no haber escrito ayer, la verdad es que se me pasó, y eso que los lunes es mi día libre… pero nada… se me pasó completamente… en compensación os diré que ¡¡¡voy a pasar al día de Reyes en Coruña!!!! Resulta que me salía muy caro ir la primera semana de cole y aceptaron que no fuera y eso implica pasar el día de Reyes en casa y ahorrarme como… 200€.

Mañana os cuento algo más que seguro que algo hay, me espera un curso de como usar el ordenador en clase de español y como lo dan en otro pueblo pues… ¡¡a hacer turismo!!

 

¡¡Hasta mañana!!