¡¡Bingo!!

¡Hola a todos! ¿Os acordasteis de cambiar la hora? Si no ya sé de alguno que tuvo que esperar una horita en algún sitio…

Mi móvil ya había decidido cambiarla el solito así que cuando me desperté comprobé, horrorizada, que no eran más que las 9:15, pero como en Noruega me parece que las persianas no están muy bien consideradas pues… me entraba luz por los lados del estor así que no me quedó otra que levantarme.

Antes de contaros las novedades de hoy quiero comentaros algo de lo que me olvidé ayer… Resulta que, como llovía, volvimos a casa en taxi. Pues bien, llegó el taxi y nos subimos a un bus, sí, sí, habéis leído bien, era un minibús de 15 plazas, la verdad es que sería muy útil si fuéramos los de la casa de al lado que tenían una fiesta de Halloween pero bueno, teniendo en cuenta que nos iba a cobrar lo mismo pues al menos fue curioso ir las tres en un taxi tan grande. Y… hablando de cobrar lo mismo, resulta que primero se quedaron Ana y Bárbara en su casa, pagaron esa parte y yo me fui hasta la mía, pues hoy les tuve que dar mi parte porque el taxista decidió no cobrarme  por el trayecto a casa, a ver, que era poco, pero era un trayecto a cobrar. Y no, no es que lo interpretase mal y ahora sea una morosa de taxis en Noruega. La verdad es que a todo el mundo le llamó mucho la atención…

Ahora que ya os he contado esta parte puedo comentaros lo curioso del día de hoy. Pues sí, hace honor al título, ¡me fui al bingo! es algo diferente a lo que estoy acostumbrada a jugar, eso sí, yo jugué al típico bingo que te traen los Reyes Magos, ese al que tú mismo le das vueltas y aprietas la palanquita porque no está tan bien diseñado como para que caiga una bola cada vez que tiene que caer.

Voy a empezar por enseñaros los “cartones”:

Estos son, por cada 10 kr que pagas (sí algo barato en Noruega) te dan ese papelito (en la foto hay dos eh) que tiene 3 cuadros de 5×5, de forma que tienes todos los números, sí, cada vez que sale un número tu vas a marcar una casilla, excepto entre los números 31 y 46 que pueden faltar hasta 3 porque en el medio de la cuadrícula hay un cuadro sin número que ya cuenta como acertado.

Lo de cantar la primera línea y luego bingo aquí no es, se canta siempre bingo pero es para cada línea, el primero que tiene 1 línea se lleva un premio, el primero que tiene 2 otro y así hasta la quinta línea que ya es el bingo de toda la vida, es decir, con todos los números marcados.

Esto es lo normal, lo que se hace con el papelito blanco, el de la derecha, pero luego hay variantes como la del de la izquierda en el que te llevas 50 kr por la línea en rojo, 100 kr por la línea en amarillo y 150 kr por la de verde. En otras la papeleta es solo un cuadrado y la “línea” es tener todos los de dentro o todos los de fuera, en otro cuando cantas bingo te dan a escoger para abrir unos cofres… En fin, cosas varias…

La verdad es que ir al bingo tiene su parte positiva, además de pasar un buen rato, resulta que es el único sitio cerrado de Noruega que conozco en el que te dejan fumar. Sí, vale, para mí no es un gran punto positivo pero tenéis que reconocer que si te rodeas de gente fumadora al final eso acaba siendo algo a su favor.

Uy, uy, uy, ahora que me doy cuenta, creo que esto ya es muy largo, lo dejamos hasta mañana ¿vale? 🙂

Anuncios

One response to “¡¡Bingo!!

  • Leticia

    Que guay!! Me encanta el bingo!!
    Así me gusta Paula, que lo pases bien y que disfrutes!!
    Un besoo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: