A la vuelta de Oslo

Hola otra vez, ahora parece que sí que puedo acceder a internet con normalidad… Esperemos que dure…

Pues bien, como os dije, ya he vuelto de Oslo así que tengo algunas cosillas que contar, y algunas fotos que enseñaros. Aquí va la primera:

 Esta, como muchos sabréis, es la Ópera de Oslo, ese “tejado” inclinada que veis es a su vez una rampa por la que me pregunto yo si podrá ir alguien en invierno cuando haya nieve, hielo y esas cosas propias del invierno noruego…

Otra cosa que tengo para enseñaros es esto:

¿Os suena? A lo mejor a los que hayáis estado en Londres os tiene un aire a Candem, pues sí, había un miniCandem en OSlo, eso sí, muy mini, pero tenía su encanto y allí me compré un reloj de colgar chulísimo 🙂

Aunque también hay que decir que de camino cada vez tenía menos pinta de ir a haber nada interesante, empezaba a ser una zona un poco… decadente, por decirlo de alguna manera.

Otra cosa que me llama la atención es que aquí todo el mundo parece tener un barco, aunque sea uno pequeño, ahora veréis el motivo de que piense esto:

 Pues sí, hay edificios que tienen su propio pantalán a las puertas de casa. La verdad es que ya lo había visto en algún edificio de Sandefjord pero aprovecho y os pongo esta foto de Oslo para que también veáis que en Oslo ha empezado la Navidad. Si os fijáis a la izquierda hay arbolitos de Navidad con bolas. Bueno, me he dado cuenta de que os tenéis que fijar mucho porque con este tamaño de foto no se ve muy bien…

Por último enseñaros esta foto que, en Noruega, es algo extraño:

Puede que no veáis nada pero, fijaos un poco más, es un ZARA, aunque tengo que decir que no entré, llegábamos tarde a otra tienda un poco más nórdica, el IKEA.

Sí, a pesar de tener IKEA en Coruña me fui al de Oslo, bueno, a uno de ellos, porque tenía algunas cosas que comprar… ya que estábamos aprovechamos para comer porque todo el mundo sabe que comer en IKEA es barato… pues bien, por unos… 11 o 12€ teníamos un plato y bebida, sí, solo un plato (el más barato, por cierto) y bebida, nada de postre, ni café, ni cosas varias… En fin… teniendo en cuenta que me han contado, gente afortunada que va a comer fuera en Noruega, que por una hamburguesa, cerveza, postre y café en un restaurante mono, eso sí, les cobraron 40€ por cabeza, sí, 40€ por comer hamburgesa.

Ahh y hablando de hamburguesa, nuestra opción para comer el domingo fue el McDonalds (íbamos a ir a Burger King pero no tenían, no sé el motivo, hamburguesas de pollo, no las vimos por ningún sitio), pues eso, que fuimos a McDonalds y nos pedimos un menú que tenían de oferta con una hamburguesa de pollo y nachos (si, nachos en medio de la hamburguesa, no para acompañar) y aún cogiendo esa oferta nos costó 10€ comer allí.

En fin, podéis imaginar mi sorpresa cuando, echando cuentas, me di cuenta de que en 2 días en Oslo me había gastado unos 150€, teniendo en cuenta que alojamiento y desayuno no los pagué (por cortesía de Araceli) y que nuestras opciones de comida eran las más asequibles. Eso sí, me ahorré mucho dinero en transporte, en algunos porque pensaron que tenía 15 años (por primera vez en mi vida me ha hecho hasta ilusión que pensaran que soy más pequeña) y en otros porque el control dejaba bastante que desear y… bueno… ya os podéis imaginar…

Bueno, tres días sin escribir entradas de verdad pero ahora ya tenéis para recuperar el  tiempo perdido, que esta no es muy corta precisamente.

¡¡¡Hasta mañana!!!

 

Anuncios

3 responses to “A la vuelta de Oslo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: