Archivo mensual: enero 2012

Desde el tren

En realidad no tengo mucho que deciros, solo que a esta ausencia de entradas esta semana (bueno, no ausencia, que el lunes escribí una que vale por toda la semana jeje) para el caso, que me marcho. ¿Otra vez? Pues sí.

Esta vez me voy a Barcelona porque ya que no estaba en el cumpleaños de mi madre el martes pues que menos que reunirnos el fin de semana, y como no daba tiempo a que yo fuera a Coruña pues… quedamos en Barcelona. Si ya parecemos los pinos estos que ser aburren y deciden irse de compras con el jet privado. Eso sí, nuestro jet nos lo presta Ryanair con la colonización de que no llevemos equipaje facturado y dejemos subir a más gente.

(Anda, acaba de arrancar el tren, el segundo, ya os contaré).

Pues lo dicho, que los vuelos de Ryanair, como siempre porque… aunque ya sabéis que no me gustan nada… pues si no los hubiera, no iría. Y ahora por si fuera poco, cuando tenía opción de coger vuelos con otra compañía más o menos asequible… van y la cierran. Porque Spanair cierra, no se si os habíais enterado todos, supongo que sí, si me enteré yo en Noruega… De hecho hoy ya no hay vuelos, al menos segun tengo entendido, y ayer a última hora ya cancelaron alguno.

Ahora tocará esperar a ver que deciden hacer con los que ya tenemos los billetes comprados, yo ya he visto que como poco me quedo sin una noche en Coruña, aún encima la del martes de carnaval. Y bueno, me conformo si al menos me dan un vuelo, porque estoy viendo que me quedo sin vuelo y sin dinero. Aunque la verdad, la peor parte se la llevan lo trabajadores, que creo que eran unos 4000 entre directos e indirectos…

En fin, lo prometido es deuda, así que me dispongo a aburriros un poco con mi planning de hoy:
– 04:40 suena el despertador: vestirme, preparar un bocadillo y fuera.
– 05:05 salir hacia la estación de tren (mucho mejor con la maleta que el otro día, hoy era casi todo hielo…)
– 05:41 sale el tren de Sandefjord a Oslo Sentrum
– 07:32 llego a Oslo Sentrum
– 08:00 sale el tren a Rygge
– 08:50 llego a Rygge y me cojo el shuttlebuss al aeropuerto, por cortesía de NSB
– 11:05 sale el avión a Barcelona
– 14:30 hora estimada de llegada a Barcelona

Hasta ahora todo ha salido bien y son las 8:15 así que ya sabéis el por qué del título de la entrada. Y también sabéis como es la odisea número 2 en cuanto a opciones para ir de Sandefjord al aeropuerto de Rygge o viceversa. Aunque tengo que decir que, aunque esta sea más larga y cara, yo no me arriesgaría a la opción del ferry cuando hay que coger un avión, y que me dijeron que algunas veces llegas al puerto y el barco no sale (a lo mejor ya os dije esto, no sé).

Pues nada, hasta aquí os puedo contar.

¡Hasta la semana que viene!

Anuncios

Finde Comenius en Trondheim

Pues sí, este fin de semana estuve en Trondheim con una de nuestras reuniones no oficiales de Comenius, pero eso no es novedad, lo que sí es novedad son la cantidad de cosas que hicimos, de hecho casi podría llamar a esta entrada otra vez “Primeras veces”.

Para abrir boca os pongo una foto muy curiosa:

 Sí, lo que estáis pensando, esa puerta no se podía abrir, pero lo mejor de todo es que daba como a una especie de terraza con su barandilla, y la nieve estaba casi a la altura de dicha barandilla.

Esto es en la cabaña a la que fuimos el sábado. La verdad es que estaba genial, por 50 NOK (unos… 7€) duermes, por 30 NOK (4€) desayunas y por 40 NOK cenas. Vamos, que el pack completo de alojamiento y media pensión por unos… 16€ más o menos. Eso sí, la habitación en la que dormí no tenía calefacción y éramos como… 25 durmiendo allí, te tienes que llevar tu saco de dormir y no se puede reservar, el primero que llegue coge cama, pero vamos, que por 16€ ¿que vas a pedir?

La cabaña tenía además unas salas para estar con su chimenea y todo, con juegos que podías coger… eso sí, la mayoría sin fichas, dados y demás… Pero bueno, muy bien:

 

(Por si os lo preguntábais, sí, es el Catán, pero un poco diferente, era obvio que le tenía que sacar una foto, jeje).

Otra cosa que tenía la cabaña es sauna, porque ya sabéis (y si no os lo cuento ahora) que aquí es “tradición” meterse en la sauna y al salir ir a la nieve directamente. La sauna… curiosa también, ya os contaré personalmente, aunque de eso no hay foto. ¡Ah, por cierto! ¡Nos volvimos locos y salimos a la nieve! Sí, sí, como lo leeis, estábamos en la sauna un grupo de españoles (¿como no?) y dijimos que ya que estábamos había que hacerlo que si no nunca lo haríamos, así que… salimos a la nieve en bañador y no una ¡sino dos veces! (la foto de la primera vez no salió y no íbamos a quedarnos sin pruebas). Y la temperatura era nada más y nada menos que -9º, aquí están las pruebas:

Ya sabéis, los españoles siempre liándola, jaja, aunque en la cabaña lo difícil de encontrar a alguien que no fuera español liándola era la parte de encontrar a alguien que no fuera español, de unas… 60 personas, al menos 40 debíamos ser españoles.

La verdad es que es llegar a Trondheim y ya entiendes por qué Lucía (la otra comenius española, que vive en Trondheim) no quiere marcharse, la ciudad es bonita, hay gente por la calle y te subes al bus y solo escuchas hablar español. Aquí tenéis la ciudad:

Bonito ¿no? Pero bueno, siguiendo con la cabaña… os voy a enseñar las vistas que había y hasta donde llegaba la nieve, y… una curiosidad sobre esto último:

 Efectivamente, con la ropa de nieve parezco el hermano gordito de michelín pero, con la ropa de nieve, soy capaz de meterme en el hielo hasta la rodilla sin morir.

Sí, sí, he dicho hielo, porque todo eso que se ve es hielo, no nieve. Seguro que hay algún que otro sorprendido como yo, que pensaba que sería nieve, esto y todo lo blanco que se ve en las montañas y eso… pues bien, resulta que la nieve se convierte en hielo pero el aspecto visual es el mismo. ¿De lógica? Puede ser, pero yo ni me lo había parado a pensar. Bonito… es igual de bonito, solo que al no ser nieve olvídate de hacer muñecos o peleas de bolas, tirarte en la “nieve” duele, nada de hacer angelitos (sí, después de verlo en cientos de películas y series lo intenté, hay foto, pero no se ve nada).

Los agujeros en los que tengo metidos los pies ya estaban hechos, pero tengo que decir que era probable haberlos hecho con solo caminar (y el consiguiente susto) porque de caminar por ahí fui dejando varios agujeros de unos… 20cm o así…

No sé si os había comentado cual era el plan para el finde, pero consistía en ir el viernes (fiesta), el sábado ir a la cabaña y el domingo ir a comer y marcharse. Pues bien, yo lo del viernes no lo cumplí, porque el avión lo tenía el sábado, la verdad es que me dio bastante rabia, pero el plan del sábado lo hice y el domingo fuimos a comer a este sitio:

 Parece una antena (lo era) o una torre de control… pues no, es un restaurante giratorio, sí, sí, como el de las películas, porque… no sé vosotros, pero yo nunca había ido a uno. Tengo que decir que en este no te encuentras a Paty y a Selma haciendo ejercicio, pero las vistas son una pasada, además de que al ir girando no puedes coger un mal sitio. Para que os hagáis una idea, la foto en la que se ven muchas casitas está sacada desde ahí arriba.

Otra foto sacada desde ahí arriba, y que os pongo porque a mi es algo que me ha llamado la atención, es esta:

A simple vista puede parecer que es un aparcamiento con muchos coches aparcados, pero no, en realidad solo hay 5 coches, el resto son las marcas de hielo y nieve, porque lo que se ve más oscuro no es solo el suelo, es “una pista de patinaje”.

Y luego… la parte del plan de marcharse el domingo tampoco la cumplí, y menos mal, porque vi esto:

 No se ve mucho, pero bueno, veis que el cielo está verde, entre que no eran muy muy nítidas y que la fotógrafa tampoco es una experta…

La verdad es que primero nos fuimos a morirnos de frío a un monte al lado de la residencia de estudiantes porque era donde se verían mejor y eso… después de estar como media hora a punto de congelarnos y solo haber visto unas sombras verdes casi imperceptibles o, cuando mejor se veían, algo como una línea que la cámara casi ni captaba, pues decidimos irnos. Fuimos al… salón social del campus, por decirlo de alguna manera, y luego a casa de un amigo de Lucía. Pues bien, estas dos fotos son, la primera desde la entrada del salón social y la segunda desde la ventana de casa.

Así que ya sabéis, si va a haber auroras boreales, aunque haya una farola al lado las veréis, eso sí, no puedo prometer lo mismo de estar en el medio y medio de la ciudad.

Y ya por último y no menos importante, todo lo contrario…

¡Muchísimas felicidades mamá! Ya sabes que me da mucha rabia no estar ahí, pero ya lo celebramos en 4 días.

¡Te quiero mucho mami!


A Trondheim

Pues sí, a Trondheim que me voy, aunque eso ya lo sabíais, pero es que ahora estoy en el aeropuerto, me pedí un té y lo dejé enfriar un poco, hace como 10 minutos me lo acabé corriendo pensando que ya iba a tener que embarcar… pues bien, resulta que me acabo de dar cuenta de que no, hasta dentro de media hora nada… en fin…

Otra cosa que tengo que deciros es que…¡Hoy había nieve cuando me levanté! Oh, sí, que bonito… cargando con mochila, paraguas (sí, la nieve también moja) y la maleta de ruedas. Sí, ahora entiendo el motivo de que los soldaditos que todos los viernes y domingos té encuentras en el tren llevan el típico macuto. Sí señores, la idea de la maleta de ruedas en la nieve mal, cuando té das cuenta estás arrastrando un montón de nieve y las ruedas no valen para nada, es como sí a una caja le pones un palo para tirar de ella.

Ya lo puedo decir, ¡mierda de nieve! No me “miréis” así, yo cuando vi la historia del argentino en Canadá ya sabía que me iba a pasar lo mismo, sólo que yo ni vi renos.

En fin, ya me despido que, aunque la tecnología avanza y cada vez hacen más fácil el uso de los móviles para escribir… es un rollo escribir un post con el móvil.

Nos “vemos” el lunes!!


El Futuro

Pues bien, tengo que comentar algo con vosotros, es una situación extraña pero ha pasado una cosa fascinante. He ido a una página web que me ha hablado sobre mi futuro y sobre como voy a estar en el plazo de unos… 14 días.

A lo mejor algunos ya conocéis esta página que predice el futuro, o a lo mejor alguna similar, pero esta me gusta especialmente porque es a 2 semanas vista y normalemente solo hablan de unos días.

Llegados a este punto os estaréis preguntando que me dijo esa página, que cómo voy a estar en unos días… pues bien, os lo diré: MUERTA DE FRÍO

Pues sí, efectivamente, que los grados a los que el agua es líquida van a ser cuentos de viejas para mi y… no tiene pinta de ir a mejorar pronto, lo bueno será que empezará a haber nieve y… no sé, a lo mejor puedo hacer ski de travesía o como sea que se llame eso que simplemente vas con skis porque quieres hacerte el guay pero podrías ir caminando porque total es un sendero.

Además tengo que decir que en un par de semanas me voy a un tiempo más… normal digamos, ese que no tiene temperaturas bajo 0, que los charcos no se convierten en pistas de patinaje… vamos, a Barcelona.

Ah, y este fin de semana me toca (o eso espero) probar el ski, sí, sí, el ski, algo bueno tiene que tener irse aún más al norte, a Trondheim. Que si miras el mapa está a la altura de Islandia, así no parece tanto porque parece que viene de la palabra isla y claro, como es una isla… pero en inglés es “Tierra de Hielo” así que imaginaros el frío.

Aunque bueno, lo de menos será el frío, con suerte no me cae una avalancha de nieve en la cabeza, que cómo? pues os lo explico: la nieve cae, se acumula en el tejado, la ley de la gravedad se pone de manifiesto y la nieve cae, pero esta vez en bloque.

En fin, ya os contaré mi experiencia por tierras frías.


Primeras veces

De todos es sabido que para todo siempre hay una primera vez, y si estás en un sitio nuevo las primeras veces se suceden más rápido de lo normal.

Antes de contaros cuales fueron mis primeras veces de estos días quiero poneros una foto que me hizo mucha ilusión:

 Puede que os preguntéis el motivo de que me haga tanta ilusión esta simple foto, que no tiene nada más que una nave y unos cuantos árboles sin hojas. Pues… ¿cambiáis de idea si os digo que la saqué a las 16:10? Sí, sí, ¡¡¡las 4 de la tarde y aún hay luz!!!

Pero bueno, no nos engañemos, al cuarto de hora ya era de noche, pero paso a paso, que cuando me fui en Navidad a las 4 era noche cerrada.

Ahora ya puedo contaros mis primeras veces de estos días.

Pues resulta que se vino Araceli a pasar el fin de semana a mi casa y decidimos que sería una buena idea darnos un homenaje el sábado así que esta fue nuestra cena:

 Pues sí, la primera vez que ceno en Noruega unas tostas de jamón serrano con queso brie, que además van acompañadas de un plato de lomo y chorizo ibérico, con su queso y todo. Además, como podéis ver ahí, teníamos una copa de vino cada una, y eso nos lleva a otra primera vez, la primera vez que compro algo en el Vinmonopolet, botellita de vino por el módico precio de 100 NOK, es decir, casi 13€, pero sí, lo digo en serio cuando digo que es módico el precio, es de los más baratos.

Luego, otra cosa que también fue una primera vez, y también este fin de semana, más concretamente hoy, salimos a dar un paseo, nos adentramos poco a poco en “pistas de hielo” que se formaron en el parque y luego decidimos acercarnos al lago, esto fue lo que nos encontramos:

¡¡ Estaba helado!! Ya sé que es normal estando a temperaturas por debajo de 0º, pero… no sé, pensé que tendría que hacer más frío porque si no se derrite, que ayer, sin ir más lejos, los grados eran positivos.

Pues ya veis, el lago helado, eso que está en el medio es un palo que lancé y, como podéis comprobar, lo único que hizo fue deslizarse en el hielo hasta el medio.

Nos preguntábamos si se podría patinar, aunque no creo que nunca me atreva, tengo en mente la escena de la película “Mujercitas” y no me apetece vivir esa experiencia “de película”. Pues llegamos a la conclusión de que aún no, porque llegó un grupo de gente, uno de ellos con patines, estuvieron comprobando el hielo, de hecho uno se tumbó en el hielo y se deslizó un poco, pero al final se fueron sin patinar.

Pues hasta aquí las primeras veces de estos días. ¡¡Un saludo!!


Adiós nieve, adiós

Pues sí, nada de nieve, ya no quedan más que unos montoncitos en algunos sitios, bien sea porque les da la sombra, porque nunca pasa gente por ahí, porque fue donde se acumuló la nieve al quitarla del camino o por todo eso junto. Tampoco hay mucho hielo así que hoy pude prescindir de mi nueva adquisición.

Esto que os acabo de contar es como está la cosa hoy, ayer estaba un poco diferente, os lo voy a enseñar:

 Pues aquí veis como está todo, excepto en la que se ve como un castillo de madera el resto es todo hielo, un poco tapado por la nieve, algunas veces y otras simplemente una pista de patinaje.

También me di cuenta ayer de que los patios del colegio no están cubiertos así que imagino que el panorama será similar, y dejan salir a los niños igual… Bueno, seguro que a muchos de vosotros os pasó como a mi en el instituto, que el patio en invierno se convierte en piscina, pues a estos niños se les convierte en pista de patinaje…

La verdad es que, dirán lo que quieran, pero yo creo que la gente no debería andar sin cosas especiales en el calzado, no es normal, el otro día casi se cae un señor en ese sitio que veis en la foto con la hierba, si es que es peligroso aunque vayas con todo el cuidado del mundo.

En fin, ellos verán, ¡yo seguiré llevando los spikes en el bolso!


Lo bueno de ser una abuelita

Antes que nada os paso el informe médico, es decir, el mio que a lo largo del día de hoy me he ido dando cuenta de que cada vez me dolía menos la mano, de hecho ahora solo al hacer algunos movimientos, así que supongo que mañana ya estará todo de maravilla.

Ahora bien, de los errores se aprende y… ¿qué es lo que yo he aprendido? A caminar con mucho cuidado hasta el Europris y comprarme esto:

Pues aquí lo tenéis, se llaman “spikes” creo y son algo más discretos que las cadenas que venden en el Decathlon. Además por irme hasta el Europris, que tuve que coger bus y todo, me salieron al módico precio de 49,90 NOK (unos… 6,5€) mientras que las cadenas costaban 29,90€ y los spikes comprados en el centro unos… 25€. ¿Qué? ¿Que puede que no sean muy buenos? Puede, pero con que me aguanten hasta que se vaya la nieve o final de marzo (lo que antes pase) me llega, además, me compré dos pares (chica precavida vale por dos).

La verdad es que parece que esos pinchitos pequeños no van a hacer nada, pero son un invento ya camino sin miedo, no resbalo a no ser que haya un montón de nieve y se me hunda el pie (creo que tampoco se le puede llamar resbalar, simplemente es que se me hunde un pie y me desestabilizo…), ya camino hasta rápido… Porque claro, no os imagináis como volví a casa ayer, parecía que estaba jugando a oro-plata (o como se llame ese juego de ir con un pie delante del otro), eso o imitar a “Bea, Bea anda y gatea (está aprendiendo a andaaaaar)”. Ahora no, camino… pues simplemente NORMAL.

Puede que os preguntéis el “por qué” del título de la entrada, aunque algunos ya lo sabréis. Pues bien, resulta que cuando llegué comenté con los padres de la casa la existencia de esto y me dijeron que eso lo usaban las ancianitas y claro, pues… se me quitó un poco de la cabeza… y hoy, después de comprármelo llegué al bingo (no, no soy ludópata, pero es mi forma de hacer vida social, es lo que hay…) y les dije a las chicas que estaba encantada con mi nueva compra a lo que una de ellas me contestó “pues nada, ya sois las abuelitas y tú las que usáis eso”.

La verdad es que, después de lo de ayer, me da exactamente igual, apliquemos el “ande yo caliente ríase la gente” a un “ande yo segura…”. Además yo si que me reí cuando, al salir del bingo, nos encontramos una pista de patinaje donde antes estaba la calle e iban todos caminando pasito a pasito, unos agarrándose a los otros y yo, más chula que un ocho con total normalidad. Y bueno, que, de no tenerlos, de camino a casa me hubiera caído no una, ni dos, sino varias veces.

Así que, en resumen, UN INVENTO, se lo recomiendo a todos los que vayan a ir a algún sitio con nieve o hielo (más que nada a los que, como a mi, lo de las temperaturas bajo cero les suena a lejano). Eso sí, también diré que cuando pasas por una parte sin hielo o nieve es raro, es como caminar con botas de tacos (son más pequeños claro). Pero vamos que compensa con creces.