A “-¿?º”

Bueno, antes que nada tengo que pediros perdón porque últimamente estoy dejando un poco de lado el blog, pero es que entre que no hay tantas cosas nuevas que contaron y que, cuando las hay, no encuentro el momento de sentarme a escribir…

La verdad es que este fin de semana sí que hubo novedades, la más importante es que aprendí, o quizá debería decir “aprendí” a usar esto:

 Bueno, el mío no era tan profesional y tenía una cuerda para agarrarlo pero, sin contar eso, nada más, simplemente un soporte metálico y una tela para sentarte, lo que se suele llamar…. ¡¡un trineo!!

Pues sí, en Oslo hay un sitio en el que puedes alquilar trineos (también te dan un casco por el mismo precio, parece que no pero puede ser útil) y desde donde está la caseta para alquilarlos te tiras ladera abajo tratando de guiar el trineo como puedes, básicamente con tus talones, porque no tiene ni frenos, ni forma de girar ni nada…

El recorrido es más o menos este:

Unos 3Km según google maps, la verdad es que se pasan muy rápido.

En general se giraba y frenaba sin problemas pero estos surgieron en las zonas con una pendiente bastante pronunciada con hielo en lugar de nieve, porque en el hielo, por mucho que intentes clavar los talones no hay nada que hacer. Tanto es así que la única opción mínimamente útil que encontré fue gritar “¡Araceli, te voy a atropellar!” Y poner un pie para empujar su trineo y no darle con los hierros…

Quitando este momento de ¡nos matamos! la verdad es que fue muy divertido, con algún que otro frenazo de golpe para evitar comernos a una hilera de niños que habían decidido pararse haciendo una barrera, o dando botes (y las consiguientes culadas contra el trineo) al encontrar altibajos en la pista.

Era curioso como funcionaba porque, una vez abajo, te subías en el mismo metro en el que habías llegado e ibas hasta la última parada, es decir, que de pronto el metro se llenaba de gente llena de nieve que cargaba con sus trineos.

Cambiando de tema, dejando los trineos a un lado pero no tanto la nieve. El sábado, tal y como prometían todas las páginas de previsión del tiempo, tuvimos el día más frío del año, al menos esa es la percepción que tuvimos Araceli y yo porque ¡no hay termómetros en las calles! Yo creo que es para que no veas que estás a -19º o así y no te deprimas pensando que te vas a congelar. En todos los sitios por los que estuvimos en Oslo estuvimos buscando algo en lo que poder ver la temperatura a la que estábamos y nada, nos quedamos con la duda.

Más cosas interesantes que contar… ¡ah sí! nada, contaros que no sé como se apañan pero siempre pasa algo con el tren de Oslo-Sandefjord, esta vez ya iba a coger un tren bastante tarde (de tanto tirarnos en trineo perdimos la noción del tiempo), pero aún así llegaría a casa a eso de las 23:30. Resulta que no llegué hasta la 1 a mi casa, ¿por qué? pues porque al llegar a la estación, ya sentados en el tren nos dicen que ha habido un accidente en otra estación y que eso ha cortado las líneas de tren pero que esperemos a ver que pasa. Después de esperar un rato dice una parrafada en noruego de lo cual solo puedo quitar en claro lo del accidente entre Asker y Drammen, y luego, cuando lo dicen en inglés no explican nada, solo que se pondrán buses de sustitución pero no dicen donde ni nada… Menos mal que fui encontrando gente amable que me hizo de traductor.

Cuando ya habíamos estado esperando como media hora en el andén para buses de sustitución (sí, sí, imaginaros si debe ser frecuente que ya lo tienen hecho…) llegó un taxi del tamaño de un minibús a recoger a alguna gente, pero eramos demasiados, nadie ponía orden ni sabíamos si había que subirse o no, ni a dónde íbamos ni nada… era un poco caótico, la verdad, pero bueno, finalmente llegaron más buses y fuimos a otra estación de trenes (pasado el accidente) y allí aún esperamos otro rato a que saliera el tren. En definitiva, un rollo increible.

Ya por último, y para terminar con temas más positivos, os diré que así como quien no quiere la cosa y sin contar, Araceli y yo nos volvimos medio locas y cogimos un vuelo para irnos a Tallinn en marzo, así que también os podré contar de Estonia un poquito, y no solo de Noruega. Ya para empezar os digo que por el precio de una cama en una habitación compartida de hostal en noruega para una sola noche, en Tallinn tenemos una cama en una habitación para nosotras solas, en un hotel de 3* con desayuno incluido y vistas al casco antiguo de Tallinn, vamos, ¡una maravilla!

Anuncios

One response to “A “-¿?º”

  • Maite

    es curioso como todo lo que cuentas resulta ahora todavía mas interesante después de ver parte de todo eso. Gracias por habernos hecho de guía turístico, nos gustó todo mucho, continua acercándonos todo lo que ves que nos permite conocer y saber a través de ti. Bicos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: