En Tallin

¡Hola otra vez!

Sí, he estado mucho sin escribir, lo sé, pero tengo un poco de excusa. Nada más llegar de las vacaciones (bueno, 3 días después) me iba a Tallin a pasar el fin de semana “eso no es excusa, con más razón tenías que escribir” pues sí, tenéis más razón que un santo pero es que las fotos las sacamos con la cámara de Araceli y ya sabéis como funciona eso de “sí, sí, no te preocupes que te las paso” nuuuuunca funciona, pero yo estaba esperando a tener las fotos para hacer una entrada.

También tengo que decir que iba a escribir el jueves una aunque solo fuera para deciros eso, que no había fotos de Tallin, de hecho empecé pero a mi tablet desde que actualicé a la 4.nosequé de Android se le da por hacer tonterías, una de ellas apagarse así, cuando le da la gana, así que me borró lo que llevaba escrito y ya fue la gota que colmó el vaso de ese “gran día” que fue el jueves así que decidí que pasaba de todo (ya os contaré)… Espero que me perdonéis y no me lo tengáis en cuenta a la hora de seguir leyendo el blog, que ya le queda poquito a esto, hay que aguantar.

Pues nada, como podréis deducir, ya tengo las fotos así que me dispongo a contaros mi finde en Tallin con una semana de retraso (parece que hace un mes que fuimos…).

Aunque los billetes eran para el sábado mi viaje empezó el viernes porque desde Sandefjord a Rygge no hay manera de llegar en transporte público para coger un vuelo que sale a las 7:25 de la mañana, así que me tocó pasar la “noche” en casa de Araceli y digo “noche” porque a las 4 de la mañana teníamos que coger el único bus que conectaba Oslo capital con el aeropuerto de Rygge antes de las 9 de la mañana. Por tanto… el viernes me levanto a las 6:40 y duermo 3 horas la noche siguiente (es para llevar la cuenta del descanso de ese fin de semana).

Ya el bus fue curioso porque por conversaciones y gestos nos enteramos de que un par de amigos que subieron al bus se dejaron a otro en tierra ¿por qué? creemos que porque no tenía dinero para el bus… pues vaya gracia, a ver como llegas al aeropuerto si no es en ese bus…

Luego una vez en el aeropuerto pues… como siempre, esperar, hacer cola, esperar…

Una vez en Tallin empiezan las cosas nuevas como… ¡el cambio de moneda! Sí, porque en Tallin hay euros (sí, para mí es cambio, que vengo de las NOK) lo que es una maravilla, no tienes que empezar a calcular que si quitarle un cero y sumarle un tercio… (parece difícil pero es un método “sencillo” para pasar de NOK a € de una manera bastante exacta). También un idioma nuevo y un tipo de gente nueva, solo decir que pasamos de ir rodeados de smartphones (casi siempre iPhone) a recordar todo el rato la película de “Good bye Lenin”.

Para empezar con las fotos os voy a enseñar algunas peculiaridades:

image

image

Estas son de las primeras que me encontré, en el aeropuerto, la primera es la típica máquina de patatas, chocolatinas y demás pero esta vez para comprar colonias, geles, desodorantes y cosas por el estilo. La segunda es, como podéis ver, de Skype, por detrás tiene un ordenador donde te puedes registrar con tu cuenta de skype y hablar, no lo probé, la verdad, pero me parece una buena idea…

Luego nos fuimos al hotel, la verdad es que por 40€ por habitación y noche no se podía pedir más, al lado del casco antiguo, limpio, cómodo, con desayuno incluido y vistas:

image

Esto es lo que se veía desde nuestra ventana, en teoría tiene que haber un lago ahí, pero… con toda esa nieve y el lago congelado no se veía nada. Pero bueno, se aprecian las vistas que teníamos y lo cerquita que estábamos del casco antiguo.

Los dos días nos dedicamos a pasear por la zona vieja, bueno, el segundo también a ir a un parque bastante grande un poco más alejado. Entre las cosas que había destacan para mí la iglesia rusa (desconocemos si era rusa de verdad pero todo parecía indicar eso, las cúpulas, las letras indescifrables, una chica española diciendo “estamos al lado de la iglesia rusa”… detalles…) y las murallas que rodean la zona antigua:

image

image

image

Una vez comentados los días pasamos a la noche, para empezar decir que si vais a Estonia todo lo contrario que en Noruega tenéis alcohol en todas partes, en el mercado, en tiendas especializadas en alcohol y tabaco, en el supermercado y claro, mucho más barato que en Noruega, pero más o menos como en España. Tampoco os penséis que fuimos a atracar todas esas tiendas, la verdad, y para ser sinceros, nada más lejos de la realidad, pero bueno, algún ron con cocacola tocó, pero tampoco mucha cosa que había que aprovechar el tiempo y conocer la noche en Estonia, así que allá fuimos.

No estábamos muy seguras de qué hacer así que preguntamos en recepción y acabamos en una discoteca donde vimos todo tipo de fauna, desde algunos chicos bailando como Dimitri (buscad Dimitri APM si no sabéis de lo que hablo) hasta una chica digamos… desinhibida… Pero bueno, lo pasamos bien, a pesar de que nos cobraran 8€ por entrar sin derecho ni a una consumición.

Ese día llegamos al hotel a eso de las… 6:30 de la mañana, más o menos, y luego había que despertarse para aprovechar el desayuno, así que entre que nos acostamos y tal dormimos unas… 3 horas, ya llevamos 46 horas despierta y 6 dormida…

Al día siguiente fuimos a ese parque grande y seguimos con nuestros paseos por el casco antiguo, acabando en un local que está debajo del ayuntamiento, del que ya había leído en internet y recomendaban parar a tomar una sopa (1€) y vino caliente (2€). Entre la recomendación y el precio nos decidimos a entrar pero ya no les quedaba sopa, aún así decidimos que nos tomaríamos unas empanadillas que hacían allí y ese vino caliente en un sitio como este:

image

image

Bueno, haciendo honor a la verdad hay que decir que el vino caliente más bien lo pedimos, porque lo que es tomarlo… más bien no…

Y… creo que hasta aquí llega el fin de semana en Tallin y las cosas que tengo que contaros al respecto.

Me quedan cosillas que contaros como que este fin de semana vino mi hermano a verme o mi periplo por las oficinas varias de la administración noruega, pero eso será otro día, hoy ya bastante tenéis con esta entrada 🙂

¡Hasta otra!

Anuncios

One response to “En Tallin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: