De noche en Sandefjord

¡Hola otra vez!

He pasado de no tener nada que contaros a tener al menos 3 entradas nuevas en mente, pero claro, si os las pongo todas seguidas después de tanto tiempo de sequía o bien os saturo o bien ni os dais cuenta de que hay más de una, así que quiero dejar pasar un poco de tiempo entre una y otra, al menos un día. Aquí va la de hoy.

La cosa es que ayer era St. Patricks day, patrón de Irlanda, que como en todas partes se celebra básicamente saliendo a algún pub (a ser posible uno tipo pub irlandés) y bebiendo unas cervezas. La diferencia para mi es que era mi primer día de San Patricio y además lo pasé con 3 irlandeses, entre otra gente. Pero la historia no empieza ahí.

Ayer cuando me disponía a ir hacia el pub donde habíamos quedado (unos 15 o 20 minutos a pie, claro) hice una cosa que nunca hubiera hecho en España pero bueno, para algo dicen que Noruega es el país más seguro del mundo ¿no? El caso es que fui caminando (“oh, sí, que gran mérito”), no, claro que eso no es un mérito, la cosa es que fui caminando a pesar de que no había nada de luz en la calle, solo la que daban las casa que se habian dejado alguna luz encendida, lo que hizo que en algunos tramos tuviera que fiarme de que me acordaba bien del camino para saber donde girar y donde había cunetas, aunque eso era fácil, con ir por el medio de la carretera, con el peligro que eso conlleva claro. En fin, que si hubiera tenido una linterna la hubiera usado.

De todos modos, aunque ya dije que Noruega es muy seguro no podía eliminar mi mente española de que hay un violador/atracador/delincuente vario a la vuelta de la esquina e iba todo el rato mirando hacia los lados, si alguien me vio debí de ser bastante cómica. Aunque esa es otra, verme, verme, no creo que me viera mucha gente, parecía un pueblo fantasma, y no olvidemos que era un sábado a las 21:30 y aún encima día de San Patricio, vamos, que si llega a ser Coruña lo que te cuesta es encontrar un sitio donde no haya nadie, al menos en el centro del pueblo había un poco más de luz, no gente pero si algo de luz.

Para más tranquilidad pasé al lado de un parque donde había aún menos luz y donde algunas veces me cruzo con algún yonki (sí, en Noruega también hay, igual que gente pobre, no todo es tan bonito como sale en Callejeros) y a todo esto seguía sola y sin tener muy claro donde estaba el pub al que iba, en fin… Aunque tengo que decir que llegué sana y salva al pub. Una vez allí me encontré con gente conocida y empezó la noche.

Al principio no había mucha gente, pero luego se fue llenando, la gente fue bebiendo cada vez más y se dieron varias situaciones digamos… “graciosas”. Con los niveles de alcohol en algunos hombres te encuentras tanto a uno que parece estar solo pero que no encuentra impedimento en intentar encontrar compañía con todas y cada una de las mujeres del pub y varias veces con cada una claro, porque si te dicen que no todas luego pues… lo mejor es una nueva ronda con más dosis de sobeteo… Que hay que decir que esto es novedad en los noruegos, ellos que nunca tocan ni se dan besos ni abrazos ni nada en cuanto tienen un nivel de alcohol en sangre un poco elevado se les da por cambiar. Si yo que estoy más acostumbrada al contacto físico ya estaba en plan “quita ya” no quiero pensar la pobre Michelle que es irlandesa, estaba tiesa.

Otra cosa curiosa con la combinación hombres+alcohol es esa en la que un señor que trabaja (o eso creo) en el mismo sitio que tú (solo que no en la parte de los mayores) del que tú no te acordabas pero que parece ser ya te habían presentado dos veces decide que a pesar de poder ser tu padre es una buena idea entablar una conversación contigo en la que, casualmente claro, te comenta que eres muy guapa y que si vuelvo a Noruega que ya lo conozco y que ahora está soltero, total, para acabar decirme que le diga a mi novio (desconozco como se enteró de su existencia) que tiene suerte. Supongo que tendré que decir que gracias…

Seguimos con la fiesta, empieza a sonar la canción del final de Grease así que no queda otra opción que salir a bailar, eso fue otro show. Adolescentes que deciden que “chocar” contigo repetidas veces es bailar y personas que ya han pasado los 40 con una preocupación mínima por si a la persona a la que le acaban de dar un empujón/codazo/pisotón está bien. Pero no acaba ahí, aún queda lo mejor, esto seguro que os gusta. Son las casi 2 de la mañana, estoy en la “pista de baile” y empieza una canción que me resulta conocida, mi cabeza piensa “¿la Macarena? ¿en Noruega en el año 2012? no, no puede ser” y en esto veo que las 3 personas con las que estaba bailando empiezan a estirar sus brazos y bailar a ritmo de “dale a tu cuerpo alegría Macarena” así que sí, confirmo mis sospechas y toca, tras unos cuantos años, bailar la macarena con un variado grupo de compañeros de baile.

Vamos, que fue interesante pasar una noche diferente y darse cuenta de que fauna de pub la hay en todas partes.

Ya de vuelta a casa, por supuesto sin luz y con brazalete reflectante (lo más chic del mundo), me percato de un ejemplo real de uno de los inconvenientes de las costumbres noruegas, es decir, no tener cortinas. Si no me equivoco a las 2 y algo de la mañana en una casa cerca de la mía alguien fue a la cocina en calzoncillos.

Pues nada, hasta aquí mi noche de ayer que, como veis, tuvo de todo.

¡Hasta mañana! 🙂

Anuncios

3 responses to “De noche en Sandefjord

  • Maite

    ¡ la madre que te parió!, estoy sin recuperarme de la angustia de leer esta entrada, pero hija, ¡por Dios!, que no se puede andar sola tan tarde, que si, que en Noruega hay también todo lo malo que pueda haber aquí, lo de los tios pasados de alcohol me preocupa menos, si que se ponen imbéciles aquí y allí para eso seguro que tu tienes recursos suficientes, bueno menos mal que vienes enseguida, ¡cuidate muchísimo!

    • xiananinfa

      Mujer, pero no ves que para eso lo cuento después de que ya hayas hablado conmigo y veas que estoy sana y salva, para que no te preocues.

      Un beso mami!

  • Montse

    Acabo de leerlo y sí, menos mal que yo también hablé ya contigo, porque angustia da. No queda nada, cielo, mucho ánimo que en nada estás aquí con calles iluminadas y persianas herméticas. Muuaa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: